domingo, 16 de abril de 2017

Por esas viejas tradiciones



    La Alcaldesa de Toledo, presidiendo la procesión del Corpus / ABC


Llevo todo el dia dándole vueltas. Ya se sabe que “la prudencia es la madre de la ciencia” (protocolera) pero, después de estos esplendidos días de Semana Santa, no puedo evitar de trasladaros una breve reflexión sobre un par de hechos puntuales. 

Sabemos que el protocolo se apoya en muchos casos en los usos y costumbres tradicionales, pero con un límite claro: nunca puede contravenir la legalidad vigente. Al parecer, siguiendo esas costumbres “inveteradas”, el Ministerio de Defensa ha aprovechado para remitir una comunicación interna ordenando que la bandera nacional ondee a media asta desde el Jueves Santo al Domingo de Resurrección, en señal de luto, por la muerte de Cristo, en los cuarteles y dependencias militares, haciendo caso omiso del propio Reglamento de Honores Militares.

Siguiendo los usos y costumbres del “caballero español” (un concepto que no termino de homologar en los tiempos actuales) he podido comprobar cómo en algunos desfiles procesionales, se ha alterado el orden de precedencias establecido, para que las concejalas ocupasen el centro de la fila. Me pregunto porque esa “galantería” no se termina de aplicar a la hora de permitir que las mujeres ocupen los cargos que por preparación merecen. Porque si fuera así, en muchas ocasiones, las mujeres ocuparían el centro de la fila, sin necesidad de recurrir a esa “caballerosidad”. Como sucede en la fotografia que encabeza estos comentarios.

En definitiva, por estos hechos y por otros muchos, que están sucediendo en el sector de protocolo, es evidente que estamos instalados en el “déjalo”, en el “todo vale”. Si al final, “qué más da”. Tal vez el siguiente paso será prescindir de los pocos responsables de protocolo que han sobrevivido a la “hoguera de las vanidades”. Y paralelamente, podíamos recuperar el Reglamento de Precedencias de 1968.  Consultad el decreto 1483/1968, de 27 de junio, y vereis que "divertido".

No hay comentarios:

Publicar un comentario